Archive

Posts Tagged ‘uimp’

Gloria Torner y Maruja Mallo


Artículo de Mario Crespo para el diario ALERTA de Cantabria. 18 de julio de 2010

GLORIA TORNER Y MARUJA MALLO

Durante este mes de julio Gloria Torner hace su particular homenaje a Maruja Mallo en el Palacete del Embarcadero, en una exposición que, patrocinada por la UIMP, lleva por título las palabras que la propia Mallo le dedicara: “Pájaro, ángel, avión, pintora del hiperespacio”. Gloria Torner conoció a la pintora surrealista en los años setenta por mediación de su común amigo Manuel Montenegro y fue también habitante de su casa de Canalejas, que ha sido un punto de encuentro intelectual cuya nómina de huéspedes sorprende y bien merecería al menos un breve estudio; algo de ello se trasluce en la recopilación “Gloria Torner en la voz de los poetas” (ediciones de 1978 y 2001), publicada por Juan Antonio Pereda de la Reguera. Cristino, escultor, hermano de Maruja, fue contertulio de la desaparecida Austriaca: otro hilo relacional con los hijos del institucionismo. Creo que resulta especialmente significativa la relación de la Torner con varios componentes de la Generación del 27, como Gerardo Diego (quien ya escribió sobre ella para una exposición en Sur, en la primavera de 1973), Jorge Guillén, Regino Sainz de la Maza y Rafael Alberti, que, por cierto, entrelaza su biografía juvenil con la de Maruja Mallo. Es decir, (continuar…)

Un libro sobre la UIMP olvidado


Artículo de Mario Crespo para el diario ALERTA de Cantabria. 10 de agosto de 2008
UN LIBRO SOBRE LA UIMP OLVIDADO

Tengo algunos libros que he publicado sin pena ni gloria. Supongo que es el final destinado a quienes escribimos especialmente, de manera voluntariosa y sin alharacas, sobre la historia regional y local. Otros mucho mejor que yo lo han dicho: que los libros de crítica tienen una actualidad efímera y los historiográficos no pasan de ser pasos de baile que atiende muy poco público. Tienen un interés muy relativo y créame que soy plenamente consciente de este sino. Sin embargo, de entre esos libros hay dos que me duelen sobre todos los demás, por el olvido que, consciente o no, se ha cernido sobre ellos, de forma abiertamente injusta, puesto que, según entiendo, contienen datos muy interesantes sobre la historia de Santander, por lo menos. Sobre uno de ellos ya escribí un artículo en su momento: “El Ateneo de Santander (1914-2005)”, que editó el Centro de Estudios Montañeses en 2006 (ISBN: 84-933708-7-8. Lo pongo para que se sepa que este libro existe). El otro, del que voy a decir alguna cosa hoy, se titula “En una misma historia. La UIMP y Cantabria a través de sus protagonistas y principales acontecimientos”. Lo publicó en 2006 la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria en colaboración con la UIMP. Al comienzo figura la presentación firmada por la consejera de Educación, Rosa Eva Díez Tezanos, y el prólogo del entonces rector de la UIMP, Luciano Parejo Alfonso. En la portada, una composición sobre carteles realizados por Gloria Torner y Eduardo Grúber. El ISBN de este libro, que es como Teruel, es 84-95302-40-3.

Sé que sacar a colación un libro mío que nadie cita puede sonar a pataleta. Pero no, oiga. Lo siento mucho: debo defender no ya aquello que me llevó mi tiempo trabajar y componer (obviamente sin ninguna retribución económica), sino lo que en su día se publicó con los fondos de una entidad pública llamada Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria. En este verano en que se están removiendo los 75 años de vida de la Universidad Internacional (más, por cierto, con actos superficiales que con análisis esmerados de su historia), sospecho que más de uno, sin citarlo, se está aprovechando de este libro, que, lejos del escaso mérito de su autor, contiene abundantes datos sobre la historia de la UIMP sacados de primera mano de las hemerotecas. Un periódico de la competencia está regalando unas láminas sobre este asunto y me temo que en algunos casos siguen casi al pie de la letra lo que en este libro se destaca; aunque tal vez en la lámina final aparezca la bibliografía y entonces veamos citado este desgraciado libro y yo me tenga que tragar mis palabras. De todas formas, comprenda, paciente lector, mi cuidado a este respecto: no sería la primera vez que del trabajo de uno se aprovechan los demás y ni siquiera le reconocen el escaso mérito de haber hablado de ello antes.

Aquel libro, por cierto, se presentó en la Sala Bringas del Palacio de la Magdalena el 6 de septiembre de 2006. No me lo invento. Presidían la consejera de Educación y el entonces rector de la UIMP. Más de un centenar de personas asistieron al acto. Creo que todas siguen vivas. Meses después cambió parte del equipo directivo de la UIMP, entre ellos el Rector, y de este libro no se volvió a tener noticia alguna. Claro está también que la Consejería de Educación decidió, con erróneo criterio, que el libro no saliera a la venta, de manera que imagino que los ejemplares que queden estarán pudriéndose en algún divertido almacén administrativo. Ahora que salen todos o casi todos hablando de los 75 años de la UIMP y de sus relaciones con Santander y Cantabria, como si hubieran descubierto América, no creo pedir nada raro, simplemente que se valoren todas y cada una de las cosas que se han hecho por el conocimiento de esta historia de la UIMP, entre las que se encuentra este libro. Ni más ni menos.

Acabo exactamente igual a como terminé el texto sobre el libro del Ateneo. Seguramente todo esto es una vulgar vanidad, el lector me perdonará. Pero tenía que escribir este artículo. Al menos para que nadie pueda decirme que a este hijo le he querido menos que a otros. Y que no le dediqué esta hora para rescatarle del pronto olvido al que otros le han condenado sin ninguna razón.