Archivo

Posts Tagged ‘lucía fdez. segura’

On the road – Exposición fotográfica de Paula Teruel


Para ver el vídeo de la inauguración, pincha aquí.

Carlos San Vicente, Lucía F. Segura y Pedro Calderón en la inauguración de la exposición

Ayer, sábado 26 de febrero, se inauguró la exposición ‘On the road’, compuesta por fotografías tomadas entre 2005 y 2010 por Paula Teruel.

Paula Teruel (Madrid, 1981)

Desde pequeña mostró interés por la pintura, estudiando con los pintores cántabros Pepe Espurz y Alicia Cañas (ver vídeo). Durante su juventud practica la fotografía y el modelaje de esculturas, así como crea composiciones artísticas de diversa índole. Obtiene el título de Arquitectura Superior en la Universidad Politécnica de Madrid en 2007. Actualmente trabaja como arquitecto diseñando proyectos técnico-artísticos, algunos de los cuales pueden seguirse por medio de blogs: http://www.paukf.blogspot.com,  www.pkf.tumblr.com, http://www.piarting.com.

 

On the road

Personas y lugares

Cada persona que pasa, cada pensamiento que surge, cada respiración e incluso cada uno de los sucesos que no ocurren en un lugar, dejan allí su marca. Podemos reconocer entre estas fotografías situaciones y lugares que nos parezcan física y temporalmente lejanos entre sí. Sin embargo, es este anacronismo el que permite reencontrarse con la esencia y significado de cada uno de ellos. Lugares comunes que encontramos día a día y sobre los que sólo ahora nos paramos pensar, porque Paula Teruel y su proyecto, Piarting, nos brindan la oportunidad de recuperar ese páramo de la imaginación y el recuerdo que perdemos cuando dejamos un lugar. Ahora, podemos pararnos a pensar sobre lo que vemos, podemos incluso extraer detalles no ya de la fotografía, sino de la sugestión; no ya del lugar concreto que se nos presenta, sino del que nos sugiere a cada uno de nosotros. Esos lugares comunes lo son porque el hombre camina en la misma dirección, recopilando instantáneas de su vida y desechando muchas veces momentos irrepetibles. Estas fotografías plasman esa reflexión puntual sobre lo infinito.

Paula Teruel e Igor Bertuccio con algunas de las fotografías de la exposición de fondo.


La palabra olvidada, por Mario Crespo


Ante todo, desde “La palabra olvidada” le agradecemos a Mario este gesto. Ha publicado un artículo sobre el blog en el diario ALERTA de Cantabria, el día 7 de febrero.

Además de generoso, nos parece un gesto útil para el conocimiento del blog. Gracias, Mario.

LA PALABRA OLVIDADA

 

La palabra olvidada” es el título del blog que mantiene Lucía Fernández Segura (www.lapalabraolvidada.wordpress.com), “contra viento y marea”, que es por cierto otro buen título para bautizar una de esas empresas culturales que viven gracias a la voluntad y la inquietud puras, no por uno de esos estrictos intereses que a menudo se pliegan a mezquinas determinaciones y rastrojos de miseria moral. Hay que reconocer que, (continuar…)

El Estado, por Platón (mientras Soraya posa, Platón piensa)


EL ESTADO, POR PLATÓN

Desde este punto de vista diseñó Platón las formas del Estado. Si un Estado es dirigido por los mejores espiritual y moralmente, nos hallamos antes una aristocracia; si el gobernante es sólo uno de estos mejores, entonces tenemos una monarquía. Si ya no gobiernan los que son realmente mejores, sino los ambiciosos, que se creen superiores por su valor y resolución, por ser buenos cazadores, deportistas y soldados, hombres prácticos de acción, duchos en la táctica o arribistas ingeniosos, entonces se trata de una timocracia. Si el enriquecimiento personal se agrava todavía y el poder cae en manos de un pequeño grupo de ricos, sin otra meta que la potencia económica y la propia ventaja, dispuestos siempre a supeditar a estas cosas los superiores valores humanos, entonces tenemos una oligarquía. Pero si este sector se apodera completamente del campo, de modo que cada ciudadano, “sin reconocer orden ni sujeción al deber, pasa la vida conforme a su gusto y su capricho, llamando a esto vida amable, libre y beata”, entoncs nos hallamos con la democracia. En este último nivel se ha perdido absolutamente el criterio de la mayor o menor aproximación al ideal del orden y del derecho, opina Platón, pues no se cree ya en la verdad y en el derecho en sí, sino sólo se conocen los propios apetitos subjetivos, con vistas a los cuales se gobierna la sociedad, en la que todos son iguales. Pero la extrema degeneración consiste en la tiranía: una esclavitud bajo esclavos. El pueblo es finalmente el tirano mismo. Es esclavo de sus propias pasiones: para el filósofo de una humanidad basada en la razón y la verdad, en la libertad y el querer moral, tal forma de gobierno es la mayor de las abominaciones.

En el mundo actual, en este 2009 que nos ocupa, sería imposible concebir que la sociedad dejara el poder a los verdaderamente buenos los “aristós”. Por tanto, es triste ver cómo el siglo XXI no nos lleva a más aspiración que la simple y anteúltima democracia. Y el camino que llevamos, está cada vez más cerca de una oscura y terrible tiranía.
El interés, por el que Andrés es tan querido, nos impide llegar al “areté”, y el espíritu de toda una humanidad, la Humanidad, queda encerrado en un porcentaje ínfimo de seres que se esconden del mundo, y sólo salen para divertir al pópulo… Quizá escriben novelas, o enseñan en un colegio público (que tarde o temprano desaparecerá)…

En fin, piénsenlo, un poco solamente… Yo debo disculparme con mi profesor de filosofía de Instituto, que siempre creyó en la democracia…

Categorías:General Etiquetas: ,

RED SOCIAL de La palabra olvidada


RED SOCIAL DE LA PALABRA OLVIDADA

A partir de hoy podéis entrar a formar parte de la RED SOCIAL de La palabra olvidada. ¿Conseguiremos reunir un buen numero de artesanos de la palabra, amantes de la lectura y demás personal autorizado?

Os invito a registraros y crear una página personal en la RED, de modo que todos podamos afianzar la idea de pluralismo que tiene este blog. Seguro que de la Red Social de La palabra olvidada saldrán textos dignos de una entrada particular en el blog.

 

BIENVENIDOS A “La palabra olvidada. Recordando”