Archivo

Posts Tagged ‘estela docal’

De Costa, Pereda y Grau


Artículo de Mario Crespo para el diario ALERTA de Cantabria. 5 de septiembre 2010.

De Costa, Pereda y Grau

[1] La sala Estela Docal, de Santander, expone una selección de la última obra de Carlos Costa, artista segoviano que está incluido con todo mérito dentro de la escogida nómina de pintores de la sala santanderina (ya expuso aquí en 2007, después de su presencia en El Ducado). Estela Docal hace tiempo que nos ha acostumbrado a convocatorias de la máxima exigencia cualitativa y esta propuesta refuerza todo un compromiso ético y estético que me parece muy destacable. Esta nueva serie de Costa se inspira en los recientes viajes del propio pintor segoviano por diferentes rincones de esta vieja Europa nuestra y por lo tanto muestra paisajes tanto urbanos como rústicos; algunas piezas, de hecho, en menor formato, son casi apuntes sutiles y con gran carga sugestiva y hasta emotiva, que parecen apelar al espectador y compartir con él una experiencia próxima. La obra de Costa está marcada por (continuar…)

Anuncios

Carlos Morago o la reivindicación de la pintura


Artículo de Mario Crespo para el diario ALERTA de Cantabria. 11 de julio de 2010

Carlos Morago o la reivindicación de la pintura

“Procurad que en los asuntos sean tales las ideas, que faciliten agradables composiciones de ellas, esto es, una hermosura total, en que en la misma variedad de las ideas, se venga a los ojos la unidad”. Son palabras del olvidado Gregorio Mayans en su “Arte de pintar” (Valencia, 1854). Y vienen al pelo cuando uno redescubre la obra del madrileño Carlos Morago: la idea siempre presente; la forma hermosa en su esencia, tendente a la unidad compositiva. En un contexto en que parece que todo lo que es susceptible de ser exhibido es arte, lo de Morago es una reivindicación de la pintura en su genuina noción de representación y de transformación: el objeto logra una nueva dimensión a través del artista y su mirada lúcida, misteriosa, llena de hondura metafísica que logra velar la esencia de objetos y lugares usuales pero a la vez se recrea en un ejercicio compositivo lleno de delicadeza. No es que Morago sea ni mucho menos un academicista (aunque sea, de hecho, académico), pero sus composiciones advierten unas bases clásicas y depuradas, al modo de aquellos (continuar…)

"Cristal" (obra del autor)

Paisajes de Fernández-Pinedo


Artículo de Mario Crespo para el diario ALERTA de Cantabria. 29 de noviembre de 2009.

Paisajes de Fernández-Pinedo

Estela Docal, quien le ha traído a su galería de Santander ya en tres ocasiones (2002, 2005 y este 2009 declinante) no sabe que en mi humildísima lista de obras de arte contemporáneas, en la que incluyo títulos y referencias que me han sorprendido en medio del anodino panorama artístico de la supuesta última ola, figura una obra de Juan Manuel Fernández-Pinedo Chamizo (Madrid, 1978), que lleva por título “Navacerrada”: un paisaje frío, casi helador, al rescate de un lugar montañoso y olvidado, en el que el caminante (pues tal era el papel que le aguardaba al espectador que se ponía frente al óleo), veía a lo lejos un bosque de pinos con la luz creciente de un amanecer. El cuadro formaba parte de la exposición de noviembre de 2005 de la galería de Peña Herbosa, 11: quizá, no lo sé, esté ahora adornando la pared de algún propietario afortunado, orgulloso dueño de una pieza verdaderamente notable de este pintor madrileño, que es un paisajista excepcional. Fernández-Pinedo, varias veces medalla de honor del Premio BMW, no sólo detiene el frío como nadie en sus obras, sino también (acérquense a su página web para comprobarlo con un sencillo clic de ratón), los demoledores reflejos solares de playas y malecones en los fragores centelleantes del verano. La precisión del artista es casi fotográfica; su paleta, rica no ya en colores, sino en matices y delicadas y equilibradas texturas que proporcionan resultados del todo convincentes. Pero Fernández-Pinedo no sólo maneja la técnica pictórica como pocos colegas de este su tiempo, sino que reinterpreta el paisaje (véanse “Grises del puente” o “La Ferranda II”), vuelca en la obra toda su intencionalidad para conferir al espacio evocado la realidad (maravillosamente ficticia) de una creación que se muestra valiente y personal, única e intransferible. No se trata de llevar (continuar…)

Doreste en la galería Estela Docal


Artículo de Mario Crespo para el diario ALERTA de Cantabria

DORESTE EN LA GALERÍA ESTELA DOCAL

En noviembre de 2005 escribía en esta misma columna unas palabras sobre la exposición individual de Ángel Doreste (Las Palmas de Gran Canaria, 1933) en la hoy desaparecida Sala Espí de Torrelavega. Tal convocatoria, que reunía una veintena de sus acrílicos y dibujos más recientes, resultó, bajo mi punto de vista, uno de los acontecimientos principales del arte pictórico en nuestra región en los últimos años. Y con este juicio parece (quizá sólo parece) que de nuevo me sitúo entre los críticos más conservadores de la Cantabria Infinita, tonto de mí, ahora que tanto se lleva el culto a lo efímero y a las instalaciones eléctricas del posmodernismo fetén.

(continuar…)

Galeria Estela Docal