Inicio > Actualidad, El signo tenue, Eventos > Fotografía de Paula Teruel

Fotografía de Paula Teruel


Artículo de Mario Crespo para el diario ALERTA de Cantabria.

Fotografía de Paula Teruel

“El pasado es un refugio seguro. El pasado es una tentación constante. Y aún así, el futuro es el único lugar hacia donde podemos ir; si de verdad debemos ir a alguna parte”. Estas palabras del arquitecto Renzo Piano, tomadas de su discurso para el Premio Pritzker, son el pórtico para la entrada hacia esta propuesta a la que invita Paula Teruel (Madrid, 1981), joven fotógrafa que ha presentado ayer sábado, en la Galería Este, una veintena de imágenes en pequeño y gran formato bajo el título de “On the road”. Si es siempre una buena noticia el inicio expositivo de un artista, en este caso la ocasión es aún más interesante si tenemos en cuenta varias circunstancias notables. Tal vez la principal sea que esta exposición es consecuencia de muchos años de indagación fotográfica y de selección creativa que se ha venido nutriendo de muchas y variadas fuentes. Paula, alumna de Pepe Espurz y Alicia Cañas, practica desde hace tiempo tanto la fotografía como el modelaje de esculturas, y constantemente se plantea nuevos retos creativos, aunque hasta ahora su obra no sea muy conocida. Cuando uno conoce a la autora y contempla esta colección, piensa con fundamento que no es casual nada de lo que puede disfrutarse en esta nueva convocatoria de la galería santanderina; detrás de cada imagen late el signo distintivo de quien sabe mirar y es capaz de captar el momento que suele escaparse en medio de la cotidianidad del mundo. Rincones, detalles arquitectónicos o breves escenas habituales suceden aquí y son rescoldos de una memoria aparentemente frágil, que sin embargo se hace materia en la fuerza estética de la imagen. Otra razón sugerente para “On the road” es que Paula Teruel, nacida madrileña pero afincada durante años en Santander, es titulada en Arquitectura Superior por la Universidad Politécnica de Madrid (2007) y actualmente trabaja como arquitecto diseñando proyectos técnico-artísticos. Ya se sabe que ahora es internet la gran plaza pública del conocimiento y allí es donde podemos encontrar rastros de la obra de Paula Teruel, en blogs impronunciables pero reconfortantes, como www.paukf.blogspot.comwww.pkf.tumblr.com. En colaboración con Igor Bertuccio ha creado el proyecto Piarting (www.piarting.com), que aúna diseño, arte y arquitectura. Y acaba de embarcarse en un proyecto denominado “Modus Vivendi” de arquitectura residencial modular (www.modus-vivendi.es). La actividad casi frenética es valor de juventud, necesidad vital, reivindicación personal, y todo lo que hace Paula Teruel viene a enlazar su obra con la de otros colegas suyos que no se han quedado sólo en su actividad profesional, sino que intentan hacer aportaciones creativas en la morada fértil de una visión que no se cansa de indagar. La perspectiva del arquitecto valora los espacios y las características de los materiales que nos han ido conformando desde el inicio de los tiempos. Por eso en esta exposición aparecen piedras y ladrillos, texturas, calles enlosadas, maderas olvidadas y rincones que estábamos a punto de silenciar. En sus fotografías se aprecia el desgaste del tiempo y su enorme dignidad asociada a los años y al olvido: puertas centenarias que se entreabren en la oscuridad, restos de escaleras que algún día fueron a alguna parte, embarcaderos para vivir y soñar, bicicletas apoyadas en paredes por quien se olvidó de su propio viaje, timbres casi inservibles para llamar a nadie o ventanas creadoras de geometrías perfectas que en su artesana simplicidad resumen una historia del arte. Según ha escrito en su bello texto de presentación Lucía Fernández Segura, “Paula Teruel nos brinda la oportunidad de recuperar ese páramo de la imaginación y el recuerdo que perdemos cuando dejamos un lugar”, a través de una serie de fotografías que plasman la “reflexión puntual sobre lo infinito”. De hecho, en sus imágenes se recuperan momentos cotidianos, detalles que parece que pasan desapercibidos pero que forman parte de la realidad del recuerdo. Y acaso también, con ello, la pureza y la fuerza motivadora y milenaria de los aparentemente vulgares ladrillos. Es el problema del tiempo el que envuelve el hecho fotográfico y le da sentido e inquietud. Hasta el 31 de marzo, los interrogantes de Paula Teruel “on the road”.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: