Inicio > El signo tenue > Monumento al Incendio y la Reconstrucción

Monumento al Incendio y la Reconstrucción


Mario Crespo ha comenzado una sección semanal en el diario ALERTA, dentro del suplemento de los sábados: Santander City. Este pasado sábado, día 19 de febrero, habló sobre el monumento que José Cobo Calderón realizó en homenaje a las víctimas del Incendio de Santander.

Monumento al Incendio y la Reconstrucción

El Monumento al Incendio de Santander y su Reconstrucción, inaugurado en 1989, es una de las intervenciones escultóricas de José Cobo Calderón en nuestra ciudad. En la rotonda donde confluyen las calles Alfonso XIII y Calderón de la Barca siete figuras a tamaño natural, más un gran grupo alegórico de mármol, nos recuerdan la gran tragedia que sufrió la ciudad hace ahora justamente setenta años.

Siempre me ha parecido que el incendio de Santander, para ser la tragedia de la magnitud que fue, no es un acontecimiento muy recordado por parte de las autoridades locales ni de los propios santanderinos. Y eso, insisto, teniendo en cuenta las variadas consecuencias que tuvo. A lo mejor es la proximidad de la Guerra Civil o quizá sencillamente una escasa valoración de nuestro pasado las que nos llevan a hablar poco de ello, cuando fue el hecho clave que determinó la evolución urbanística de la ciudad en la segunda mitad del siglo XX y supuso la desaparición de cientos de negocios y el desplazamiento definitivo de miles de personas hacia la periferia. El incedio fue algo terrible, y así lo narran sus testigos, muchos de los cuales aún viven: el aire huracanado, las llamaradas por todo el viejo caserío, el nerviosismo de la gente, las bocinas de los barcos desde la bahía, la luz del fuego venciendo infernalmente a la noche, el amanecer de una ciudad que se desvelaba arrasada como si no hubiera existido, convertida en un solar fantasmal, los vecinos salvando los escasos enseres que podían, sin saber adonde ir… Y todo ello unido a las durísimas condiciones de la postguerra, en el marco de un nuevo estado casi por construir en muchos sentidos.

La recuperación ciudadana de los años siguientes supuso varias cosas. Ante todo, un desplazamiento general de la población humilde que vivía en los inmuebles céntricos hacia los nuevos barrios del extrarradio, con todo lo que ello supuso para las biografías individuales y la gran biografía colectiva de generaciones enteras de habitantes. El gran solar que había quedado tras el incendio y derribo de más de trescientas casas fue ocupado por los nuevos y flamantes edificios de factura neoherreriana, del gusto de los urbanistas de la época, al socaire de la inspiración de la idea imperial escurialense. Se planearon desmontes y se crearon nuevas calles y espacios (la plaza Porticada, por ejemplo) a los que el tiempo, en general, no ha dado la razón: la estrechez de los viales, la inoperatividad de algunas parcelas o la incomodidad de un trazado urbano caprichoso producen hoy en día una impresión contradictoria en el caminante o conductor. En conjunto, la mezcla de construcciones y épocas no deja de ser curiosa, así como la crueldad de un destino que apenas ha dejado nada del Santander más histórico, sólo alguna iglesia (Catedral y Compañía rehabilitadas) y los restos del Cristo y antigua abadía de los Santos Mártires.

Se han anunciado próximas celebraciones para conmemorar la efeméride del incendio; todas ellas, que yo sepa, tienen que ver con las nuevas instalaciones de los bomberos. Hasta que se verifiquen próximos y necesarios actos, cabe recordar que en 1989 se inauguró en la rotonda próxima al hotel Bahía el Monumento al Incendio y su Reconstrucción, obra de José Cobo Calderón (Santander, 1958). Artista asiduo en ferias internacionales (MACO, Art Chicago, ARCO, Art First), es uno de los artistas españoles más singulares. Cobo, residente en Santander desde hace algunos años, ha trabajado en Nueva York y ha sido profesor del Departamento de Escultura del School of Art Institute de Chicago. Tiene en su haber, entre otros reconocimientos, las becas “Merit” y “Unendowed” de Chicago y la II Beca de Artes Plásticas de la Fundación Marcelino Botín. Además de varias salas españolas y mexicanas, la obra de

José Cobo ha sido acogida por galerías de los Estados Unidos: Superior Street Gallery de Chicago, Kalamazoo Institute of Arts, Maya Polsky Gallery, Jon Oulman Gallery o Fish Tank Gallery de Booklyn. Su obra reflexiva y antropológica se ha podido ver en las salas cántabras Fernando Silió y Robayera o la madrileña Arnés y Röpke.

Un aspecto clave de su trabajo es la pretensión de construir un discurso inteligible más allá de los prejuicios y convencionalismos geográficos y culturales. Pese a ello, José Cobo encuentra motivos inspiradores en aquel Santander traumático y eclosionador, que parece provocar a la historia y que le sugiere retos que tienen que ver con la realidad humana a distintos niveles, antropológico, sociológico, histórico… Por eso sus “Raqueros” del muelle, por ejemplo, no son sólo peredianos o consecuencia de un pintoresquismo hipócrita, sino que sobre todo sugieren una reflexión actualizada del devenir del hombre representado en las figuras de niños desnudos que se identifican a sí mismos y buscan su espacio.

El “Monumento al Incendio y Reconstrucción de 1941” es indudablemente un homenaje silencioso a un acontecimiento traumático, pero también una llamada al hombre actual ante el poder de la naturaleza y la fatalidad del fuego, una afirmación trágica sobre los seres que son capaces de resurgir del escombro. En esta obra, en estos personajes que están como aislados unos de otros pero a la vez compartiendo un espacio, José Cobo plantea una interrogación, un desasosiego que se convierte en verdadero motivo para la comunicación. Junto a los personajes de bronce, el gran bloque de mármol blanco supone el renacimiento, la reconstrucción, la llama de la vida, sin provincianismos ni tópicos. Estas figuras podían haber sufrido la misma tragedia en cualquier lugar del mundo, de ahí que esta intervención urbana del escultor y ciudadano Cobo sea toda una reflexión existencial que en su perpetuo silencio nos recuerda el límite que configura la realidad del hombre.

 

 

Para ver más fotografías sobre el monumento de José Cobo, pincha el enlace al vídeo.
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: