Inicio > El signo tenue > Una casa abandonada

Una casa abandonada


Artículo de Mario Crespo

 

No le sobran a Santander edificios históricos y por eso me da aún más pena que un edificio se encuentre, desde hace unos cuantos años, en estado de abandono. Me refiero en esta ocasión a la llamada “Casa Cortiguera”, en la calle de José Ramón López-Dóriga (más conocida como Cuesta de las Cadenas), que resulta un patético ejemplo de la desidia. De la desidia en general, aunque cada cual que tome el porcentaje de culpa que le corresponda, bien sea el Ayuntamiento, la Policía, la Cámara de la Propiedad, el Ministerio o quien carajo tenga la responsabilidad directa de que este hermoso edificio no sólo se conserve, sino que no se nos venga abajo. La responsabilidad del patrimonio histórico es colectiva y la gestionan las autoridades políticas. Imagino que alguien pueda dar alguna explicación (a todas luces injustificada) de por qué este inmueble se encuentra en la situación en que está; no soy experto en ello, ni mucho menos, pero a la vista está que este edificio necesita una reforma de urgencia. Francisco Gutiérrez Díaz ha aportado numerosos datos sobre el primer dueño de la Casa Cortiguera, el ginecólogo Joaquín Emilio Cortiguera Fernández-Pelilla (1851-1927), que la mandó levantar entre 1887 y 1889 en los solares de la antigua huerta de Rábago, en la entonces llamada calle Nueva de Cañadío. Cortiguera, que se formó en Madrid y París, no fue jándalo, como alguna vez se ha escrito, así que los elementos neomudéjares que aparecen en la fachada deben de ser fruto únicamente del gusto personal de su propietario. Esta casa de la Cuesta de las Cadenas fue realizada por el arquitecto municipal Atilano Rodríguez Collado (1843-¿1893?), autor de decisivas obras que confirieron al centro de Santander y al Sardinero buena parte de su fisonomía actual, engendrada básicamente en el siglo XIX. En el interior hay (¿había?) pinturas del santanderino Ricardo Pacheco Fuente. Son sólo datos de los fantasmas del pasado, que de vez en cuando llaman a la puerta de la conciencia.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: