Inicio > El signo tenue > José Antonio Maza, in memoriam

José Antonio Maza, in memoriam


Artículo de Mario Crespo para el diario ALERTA de Cantabria. Noviembre 2007

 

José Antonio Maza, in memoriam

El pasado jueves me enteré de la noticia: el fallecimiento del contratenor santanderino José Antonio Maza López, a los cuarenta años. Me quedé sin palabras. Dos esquelas en ALERTA: la de su familia y la de sus compañeros del coro Ars Poliphonica. Y su foto en ellas, recordándome tantos momentos vinculados a mi infancia en el Colegio de los Salesianos de Santander. La noticia me ha dejado completamente consternado. Busqué alivio en mi madre, que conoce a la familia, y en mi amigo y compañero Jaime Cuesta, que también, como yo, fue componente de la Escolanía Santo Domingo Savio y creció viendo a Maza completamente entregado a su arte vocal, como un ser venido al mundo para cosas que se nos negaban al resto de los mortales. La Escolanía fue uno de los proyectos corales más importantes que ha habido en nuestro país. Es hora ya de decirlo. Dirigida por Carlos María Labarta Tapia y coordinada por el P. Juan Ángel González Verdayes, fue un proyecto artístico y también, creo, un proyecto educativo que nos hacía pasar en el colegio infinidad de horas. Y fue importante, entre otras cosas, porque en ella se concitaron y se formaron inicialmente voces como la de José Antonio Maza, que era como un ángel que cantaba. Con la Escolanía, en la que había ingresado a los cinco años, obtuvo el premio al mejor solista y mejor técnica de canto en el Festival Internacional de Coros de Bratislava. Este festival era en los ochenta el gran éxito que había obtenido la agrupación, cuya calidad era ponderada y conocida allá donde interpretaba sus piezas, esencialmente, según recuerdo, de carácter sacro. Pero la Escolanía, lamentablemente, terminó su existencia a principios de los noventa. Era evidente que la carrera de Maza no podía detenerse por ello. Su curriculum es prueba del devenir de un hombre que posee no sólo una voz y una técnica privilegiadas, sino también la absoluta entrega a una vocación artística que desde luego no es muy frecuente. Maza fue parte fundamental de Schola Ars Poliphonica y Concentus Musicus de Santander. A finales de los noventa pasó tres años de formación en Londres, ayudado por una beca de la Fundación Botín. Finalizó el Grado Medio de Canto con Mención Honorífica en el Conservatorio Jesús de Monasterio y los Estudios Superiores en el Conservatorio de Madrid con la calificación de Sobresaliente (2002). Entre sus numerosas actuaciones, el estreno absoluto de Mon cher Miró de Joan Valent, en Mallorca (1997), la grabación de la ópera Merlín con Plácido Domingo (1999) y un recital en el FIS, con Rosa Goitia al piano, donde interpretó obras de Caldara, Gluck, Haendel, Mozart y Vivaldi. (1999). Quienes han seguido su trayectoria en los últimos años han destacado además su labor docente en numerosos grupos corales.

“Yo, que he tenido su tibia hermosura en mis manos, no podré morir nunca”, escribió José Hierro en un poema inolvidable: mueren aquellos que ven pasar la vana alegría y no la hacen caso, o quienes nunca jamás comprendieron la belleza, la inmensa belleza de la vida encarnada y concreta y vivificada por el arte. Yo, que he amado, no podré morir nunca, aunque muera mi cuerpo y no quede memoria de mí… José Antonio Maza López merece de nuestras instituciones culturales el homenaje que por desgracia no se le pudo dar en vida. Así lo pido por medio de estas líneas, de la manera más clara y rotunda que puedo. Y el Colegio de los Salesianos debería echar una mirada a sus anales y poner una placa a sus alumnos ilustres, entre los que se encuentra, precisamente, José Hierro. Y, ahora, José Antonio Maza López. Sería una idea extraordinaria y de auténtico interés público editar un disco con sus grabaciones: Marcano, que el otro día lamentó la muerte del contratenor, podría encabezar la iniciativa. Todo para que no se pierda en el aire la voz, su voz irrepetible. No puede morir quien ha sido cauce de tanta belleza, quien ha vivido para la belleza y ha embellecido con su música nuestras vidas. A José Antonio Maza se le ha llevado la innombrable, injusta y cruel, completamente a destiempo: la muerte se ha equivocado, como tantas otras veces; ha errado su frío designio. Estoy profundamente emocionado. No escribo más. Y ha pasado un ángel.

Anuncios
  1. alejandro lenoci
    22 septiembre 2008 en 12:04 pm

    yo tuve el placer de conocer y de cantar con jose antonio y siento muchisimo su perdida me entere hace poco tiempo y realmente me ha sorprendido.
    desde aqui transmitir mis condolencias a su familiares y amigos.
    Se ha marchado un muy buen cantor y mejor persona

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: